La crisis y los problemas de contaminación en las ciudades están provocando cambios sustanciales en nuestros hábitos de movilidad. Hace unas semanas os hablábamos en el blog de Star Auto del carpooling, un sistema para compartir los gastos de gasolina entre el propietario del coche y otras personas. Hoy, vamos a presentar el carsharing, un sistema más sofisticado para alquilar coches por horas y dejando el vehículo en diferentes aparcamientos de la ciudad, al estilo del préstamo de bicicletas. Como en otras muchas ciudades de Norteamérica y Europa Occidental, ya es posible utilizar todos los días el coche en Madrid, Barcelona o Sevilla y olvidarse de seguros, letras mensuales y demás.

Bluemove, Avancar, Respiro, Cochele, ClickCar e Ibilec son las firmas que prestan este novedoso servicio de movilidad en nuestro país. Según datos de la Asociación Española de Car Sharing (AECarSharing), unas 33.000 personas utilizan regularmente en España servicios de carsharing. No son muchas, pero en Star Auto estamos seguros de que esto es sólo el principio: en 2020, se estima que habrá en el mundo más de 15 millones de conductores que utilicen regularmente coche sin ser propietario de ninguno, según un estudio de la consultoría británica Frost & Sullivan.

carsharing1Pionero en esto del carsharing en España es Avancar, una sociedad mixta creada por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético), la Generalitat de Cataluña,el Ayuntamiento de Barcelona y varias empresas privadas. Desde 2005, Avancar pone a disposición de sus socios -unos 6.000 actualmente- 120 vehículos aparcados en 37 garajes distribuidos por Barcelona, Sant Cugat, Sabadell y Granollers, de modo que no hay que preocuparse de buscar aparcamiento. En 2012, se unieron a Zipcar, el gigante mundial del carsharing, con más de 750.000 socios, y está previsto dar el salto a un gran número de ciudades españolas. Cada socio de Avancar puede reservar su coche por Internet o mediante el móvil, abrirlo con su tarjeta de socio y conducir por unos cinco euros la hora, eso sí, incluyendo el carburante y el seguro.

“Carsharing -explican desde Avancar- significa que habrá menos coches en la calle y menos sustancias desagradables en el aire”. Y más dinero en nuestro bosillo: según los estudios de la firma catalana, con la opción de carsharing, una persona ahorra una media de 4.000 euros al año con respecto a tener un coche particular.

En 2010 nació otro referente del carsharing en nuestro país, Bluemove, “con la intención de convertirse en la mejor alternativa para particulares y empresas de conseguir ahorro y sostenibilidad en sus desplazamientos sin sacrificar, carsh2en ningún caso, su comodidad”. Según explica su página web, “los usuarios disponen en exclusiva de una red de coches a los que acceder con una simple tarjeta y completamente informatizados durante las 24 horas del día, gracias a lo que pagan solo por lo que usan. Bluemove se encarga del mantenimiento, parking, gasolina y trámites para que sus clientes se dediquen en exclusiva a lo realmente importante: conducir”. Actualmente, cuenta con una flota de 150 vehículos disponibles para su red de usuarios y tiene presencia en Madrid y Sevilla.

Hace un año, la firma pasó de 60 a 140 vehículos gracias a una alianza con el constructor coreano Kia, que ha comprendido perfectamente las tendencias en el mundo de la movilidad. “Se trata de una clara apuesta de la marca por el creciente mercado del consumo colaborativo -apunta Martín Muñoz, gerente de flotas de KIA-, facilitando al mismo tiempo a un perfil de cliente muy cercano a nosotros la opción de experimentar nuestros coches de una manera sencilla y económica”.

Ford también es colaborativa

A finales de junio, nos enteramos en Star Auto de que el gigante norteamericano Ford decidió también unirse a esta corriente de economía colaborativa con un programa piloto para compartir coches en seis ciudades de Estados Unidos y en Londres. Aquellos usuarios de ambos países que financien su vehículo a través del servicio FordMotor Credit podrán luego alquilar su coche o furgoneta entre 14.000 clientes de Ford en EE UU y 12.000 en el Reino Unido. “Este intercambio ofrece ingresos a los propietarios y una solución de movilidad práctica”, explica la compañía, que pretende con esta operación acercarse a nuevas formas de financiación para usuarios más jóvenes, con un servicio “práctico y valioso que se ajuste a las exigencias cambiantes”. Desde Ford aseguraron que están viendo que hay mucha gente que no quiere ser dueña de un vehículo “y nosotros, como empresa, queremos asegurarnos de que estamos escuchando a los clientes y viendo si podemos ayudar en ese sentido”, indica el consejero delegado de Ford Motor Company, Mark Fields.

Share This